Gestión Emocional 

A pesar que la alimentación es un pilar importante en nuestra salud, si no cuidamos otros aspectos de nuestra vida, pocas mejoras conseguiremos. Por ello la práctica de actividad física, un buen descanso, el control del estrés o el contacto con la naturaleza son factores muy importantes a tener en cuenta para poder sentirnos realmente bien.
Comer alimentos reales nos ayuda en distintos aspectos como en el aumento de la vitalidad, en la regulación del tránsito intestinal, la estabilidad del peso, mejoras en la piel o la sensación de saciedad, entre otros beneficios.
En definitiva, dejar de lado aquellos alimentos que contengan etiquetas y consumir productos puros y de calidad, dormir y descansar lo suficiente y realizar ejercicio a diario son factores clave para aliviar patologías o malestares.
Sin embargo, existen situaciones en las que se ha llegado a un grado de malestar muy avanzado y puede ocurrir que estos cambios en la dieta no sean suficientes para encontrarte mejor.
Si ya ha quedado claro que somos lo que comemos, también tenemos que hacer hincapié que somos lo que pensamos y el resultado de cómo gestionamos estas emociones.

LAS EMOCIONES NO LIBERADAS SE BLOQUEAN EN EL CUERPO EN FORMA DE DOLENCIAS.

Las emociones juegan un papel fundamental en nuestro bienestar y por ello el MÉTODO ÁMATE contempla el cuidado y tratamiento de este aspecto dentro de la salud integral.

¿Qué conseguirás?

Calmar la mente y reducir los niveles de estrés y ansiedad

El ritmo frenético que vivimos en nuestro día, la sensación que el tiempo nunca es suficiente y el hecho que queremos las cosas de forma inmediata, han favorecido a que nuestros niveles de estrés y ansiedad se vean aumentados de una manera exagerada y que pasen factura a nuestra salud.
Una mente que vive en el pasado y se preocupa por el futuro que todavía no ha llegado, la falta de descanso, una alimentación inadecuada y unos niveles de estrés y ansiedad elevados son los escenarios perfectos para la proliferación de una inflamación sistémica y por ende, de una enfermedad crónica.

Tomar consciencia de tu salud y fortalecer la relación contigo misma

La autoestima y tomar consciencia que la persona más importante en tu vida eres TÚ es primordial para conseguir un estado de salud óptimo.
Cuando Tú cambias todo cambia, y tu salud mejora. En este momento empiezas a quererte, a amarte, a respetarte y a tomar las riendas de tu vida.

Familiarizarte con tus emociones

¿Alguna vez te has permitido parar, realizar una introspección y descubrir qué emoción estás sintiendo? ¿Sabrías reconocer tus emociones?

Tomar consciencia de lo que estás sintiendo en un momento determinado, identificar de qué emoción se trata, ¿es miedo? ¿Quizás sientes rabia o ira ante tal situación o persona?, permitirte sentirlo sin sentimiento de culpa y aceptándolo. De esta manera podrás soltarlas y liberarte de ellas.

Unas emociones no gestionadas crean bloqueos en el organismo que se somatizan con dolencias y enfermedades en el cuerpo.