Este verano mejora tus digestiones y fortalece tu sistema inmunológico

¡Qué alegría nos da cuando llega el verano! ¿Verdad? Es llegar el calorcito y hasta nuestros hábitos cambian. Pasamos más tiempo fuera de casa, compartimos con los amigos, realizamos más actividades al aire libre, estamos de mejor humor e incluso nos alimentamos de manera diferente.

Y si no, pregúntate: ¿qué te apetece más, comer un estofado caliente, o bien una ensalada fresquita? Por suerte, la naturaleza es tan sabia, que en verano nos ofrece una gran variedad de frutas, verduras y hortalizas refrescantes, con mayor contenido en agua y de fácil digestión para acompañarnos en estos meses de calor. Y así ocurre que, de manera automática, pasamos a las sabrosas ensaladas, sopas frías, frutas hidratantes y alimentos de temporada que nos permiten sentirnos más ligeras y menos hinchadas.

Por otra parte, no me dirás que otra de las cosas que siente nuestro cuerpo cuando llega el verano es que…  ¡Tiene ganas de vacaciones! Y es que se trata de un acontecimiento totalmente normal y que te lo mereces. 

Te pasas todo el año trabajando, deseando que lleguen esos días de disfrute y de descanso, preparas con esmero el lugar de vacaciones, las actividades para que sean del agrado de toda la familia, las maletas, crees que lo tienes todo listo, pero… ¿Has pensado en prepararte TÚ?

A ver, que no cunda el pánico. Ya sabemos que para irnos de vacaciones nos preparamos todos en un momento. Me refiero a pensar en ti, en tu bienestar, en prevenir y disminuir esas molestias de salud que sabes que te pueden fastidiar las vacaciones. Te mereces disfrutarlas sanamente, así que… ¡No te olvides de ti!

¿De qué manera vas a disfrutar tus vacaciones si tú no te sientes con energía para realizar esas actividades programadas? ¿Si temes comer y sentirte hinchada como un globo o bien ir al baño con regularidad se convierte en una misión imposible?

A veces, tomando consciencia de ello y modificando unos pequeños hábitos, es suficiente para prevenir, evitar sustos, y que puedas disfrutar de esas merecidas vacaciones. Todo el año trabajando y preparando esos días de disfrute y descanso como para que, encima, las vivas con las molestias de siempre, ¿no te parece? Y eso pasa porque hacer unos cambios y conseguir que tu sistema inmunológico esté fuerte.

No debemos olvidar que el sistema inmunológico es el encargado de defendernos ante cualquier amenaza externa o interna que pueda aparecer. Para ello, es fundamental que el sistema digestivo, esté en las mejores condiciones, ya que más del 70% de las defensas se encuentran allí.

En verano, no deberías bajar la guardia y tener en cuenta fortalecer tu sistema inmunológico.  En esta estación del año, los trastornos más habituales suelen estar relacionados con problemas digestivos (gastroenteritis, digestiones pesadas, estreñimiento, dolor abdominal etc). Los cambios de agua, alimentos en mal estado, el calor, el abuso de alimentos ultraprocesados, pueden afectarte más con unas defensas bajas. 

Estos cambios te ayudarán a mejorar tus digestiones y fortalecer tu sistema inmunológico en verano:

1. ¡Llena tu nevera de salud! 

El verano es una época ideal para disfrutar de alimentos frescos, variados y en su estado más natural. Las frutas de verano son una buena fuente de hidratación repleta de vitaminas y minerales. Además, muchas de ellas son ricas en Betacarotenos (vitamina A) que nos ayudan a proteger nuestra piel de los efectos de los rayos solares además de favorecer nuestra vista. Pero, cuidado, eso no quita que recurras a protección extra tanto para la piel como para los ojos. 

En esta estación del año puedes disfrutar de fruta como los albaricoques, arándanos, brevas, cerezas, grosellas, limones, mangos, manzanas y plátanos. También encontramos frutas jugosas y suculentas como el melocotón, la nectarina, el paraguayo, el níspero, melón y sandía. Y si lo que prefieres es un chute de antioxidantes para proteger las células de los radicales libres y mantener una buena salud cardiovascular, puedes recurrir a las frambuesas y las fresas.

Las verduras y hortalizas también alcanzan su calidad óptima en esta estación del año para preparar un rico gazpacho, ensaladas variadas, sopas frías con los tomates, calabacines, lechuga, rábano, pepinos, berenjenas, puerros, acelgas, judías etc. Es cierto que encontramos algunas de estas frutas y verduras disponibles durante todo el año, pero en verano su calidad es óptima.

Así que aprovecha este momento para introducir más frutas y verduras en tu alimentación y comenzar un cambio de hábitos.

2. ¡Que visitar a diario el WC no se convierta en misión imposible!

Y… ¿Qué me dices de la dificultad para ir al baño? Ya conocemos lo incómodo que resulta cuando nos pasamos días sin poder visitarlo.  El estreñimiento se puede convertir en uno de los problemas más habituales cuando nos vamos de vacaciones. 

Los cambios de hábitos y de rutinas pueden acentuar más este problema y convertirlo en una misión imposible. Para aliviar esta molestia es importante que incluyas algunas rutinas en tu día a día: 

  • Mantente hidratada durante todo el día. Asegúrate que ingieres mínimo un 1’5l de líquidos diariamente. Puedes recurrir al agua, agua saborizada con alguna fruta (limón, lima, frutos rojos), a infusiones frías, etc.
  • Aumenta los alimentos con alto contenido en fibra. Las frutas enteras (no en zumo), las verduras y los cereales integrales son una excelente opción.
  • Incluye la actividad física en tu rutina. Muévete y mantente activa

3.  ¡Aligera tus digestiones!

¿Sabes que 3 de cada 4 personas tienen molestias digestivas? Las digestiones pesadas, sentirse hinchada después de comer, o el dolor abdominal son las consultas médicas más habituales.

En verano, las comidas fuera de casa, los horarios más flexibles y el cambio de rutinas son factores externos que juegan en nuestra contra.

  • Elige alimentos ligeros y suaves
  • Elimina las salsas y condimentos fuertes
  • Incorpora algún descanso digestivo espaciando tus comidas.

La salud se trabaja cada día, no cierra por vacaciones. Así que… ¡No te olvides de ti! Fortalece tu sistema inmunológico también este verano. Si no sabes por dónde empezar y quieres que te acompañe, solicita una consulta conmigo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.