MOTIVOS POR LOS QUÉ DEBERÍAS CUIDAR TU FLORA INTESTINAL

Por mucho que seamos conscientes que mantener unos hábitos saludables y cuidarnos es beneficioso para nuestra salud, en ciertos momentos se nos hace una montaña. Cada uno de nosotros somos responsables de ella, de encontrarnos bien o mal y no solo cuando cuando ésta nos falla. La prevención es la clave para luchar contra la mayoría de enfermedades e incluso evitarlas.

El ritmo automático y desenfrenado que llevamos en nuestro día a día, hace que, el alimentarnos adecuadamente, descansar correctamente, mantener nuestras emociones equilibradas y cuidar físicamente nuestro cuerpo, se convierta en una odisea difícil de conseguir. Si a todo esto le añadimos los tóxicos como el tabaco, alcohol y medicaciones, es evidente que nuestro organismo se queje y nos dé su voz de alerta.

La flora intestinal es el conjunto de microorganismos que conviven simbióticamente en nuestro tracto digestivo, sobre todo en los intestinos. Dicho de otra forma, se trata de esos “bichitos buenos” que tenemos en nuestro organismo y que nos defienden ante la invasión o infección de patógenos.

Estos microorganismos, que tantos beneficios nos aportan, pueden verse desequilibrados por todos los malos hábitos anteriores y esto hace que nuestro organismo baje las defensas y pueda provocar: cansancio, infecciones de repetición, inflamación, sobrepeso, ansiedad e irritabilidad, diarreas o estreñimiento, alteraciones hormonales, alergias, etc. Así pues, cumplen un papel primordial en nuestros intestinos, de ello que, mantener un equilibrio de nuestra flora intestinal es esencial para gozar de una buena salud.

Algo que podemos incorporar en nuestros hábitos diarios para reforzar y equilibrar nuestra flora intestinal son los Probióticos. Según la Organización Mundial de la Salud, los Probióticos “son microorganismos vivos que, cuando son suministrados en cantidades adecuadas, promueven beneficios en la salud del organismo”. Por tanto, los probióticos inciden directamente sobre nuestra flora intestinal o microbiota.

¿Qué alimentos contienen probióticos?

En algunos alimentos podemos encontrar estos microorganismos de manera natural. Estos alimentos han pasado un proceso de fermentación natural previo y probablemente ya consumas diariamente algunos de estos alimentos sin saberlo.

– Yogur

– Kefir

– Aceitunas y encurtidos

– Chucrut

– Kimchi

– Micro algas (espirulina, chorella, alga kombu)

– Tempeh

– Kombucha

En el caso de enfermedad, debilidad, convalecencia o que se desee mejorar la salud siempre se puede reforzar con un complemento alimenticio como un Probiótico Líquido fermentado que contenga bacterias vivas. No existe límite de edad para consumirlos, los niños pueden tomarlo a cualquier edad por temprana que sea. En este LINK podrás encontrar más información sobre los Go Probiotic Eco.

La clave de una buena salud está en la prevención y en unos hábitos saludables. Nuestra salud depende de la salud de nuestros intestinos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.